La batalla de Stalingrado en un minuto

Curiosidades históricas
|
0

Es muy curioso verlo así, con la cantidad de fuerzas de ese bando y viendo como por momentos el que al final ganó parecía que iba a perderla.

La Batalla de Stalingrado, que tuvo lugar entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943, es considerada una de las confrontaciones más brutales y decisivas de la Segunda Guerra Mundial. Esta batalla se libró entre las fuerzas del Eje, lideradas por la Alemania nazi, y el Ejército Rojo de la Unión Soviética.

Contexto

Stalingrado, hoy conocida como Volgogrado, era un importante centro industrial y de transporte en el río Volga. La ciudad tenía un valor simbólico, ya que llevaba el nombre del líder soviético Joseph Stalin. La captura de Stalingrado permitiría a los alemanes asegurar el flanco oriental de sus tropas y avanzar hacia los campos petrolíferos del Cáucaso.

Desarrollo de la Batalla

  1. Ataque Inicial Alemán: La ofensiva comenzó con intensos bombardeos aéreos por parte de la Luftwaffe, que devastaron gran parte de la ciudad. Las tropas alemanas, bajo el mando del General Friedrich Paulus, avanzaron rápidamente y tomaron gran parte de Stalingrado.
  2. Resistencia Soviética: A pesar de las condiciones extremas y la devastación, las fuerzas soviéticas, dirigidas por el General Vasili Chuikov, defendieron ferozmente cada calle, edificio y ruina. La lucha urbana se volvió especialmente encarnizada y costosa para ambos bandos.
  3. Operación Urano: En noviembre de 1942, los soviéticos lanzaron una contraofensiva masiva llamada Operación Urano, rodeando al 6º Ejército alemán. Esta maniobra cortó las líneas de suministro alemanas y atrapó a más de 250,000 soldados del Eje dentro de la ciudad.
  4. Rendición Alemana: A medida que el invierno avanzaba, las condiciones dentro del cerco se volvieron insostenibles. Sin suministros ni refuerzos, y enfrentando un hambre severa y temperaturas extremadamente bajas, las fuerzas alemanas comenzaron a rendirse. El 2 de febrero de 1943, el General Paulus se rindió, marcando el fin de la batalla.

Consecuencias

La victoria soviética en Stalingrado fue un punto de inflexión en la guerra. Supuso la primera gran derrota del ejército nazi y cambió el equilibrio de poder en el Frente Oriental. Además, esta victoria elevó la moral soviética y desmoralizó a las fuerzas del Eje, iniciando una serie de ofensivas soviéticas que finalmente llevaron a la derrota de Alemania en 1945.

La batalla dejó la ciudad en ruinas y causó un número devastador de bajas, con estimaciones de alrededor de 2 millones de muertos, heridos o desaparecidos, incluyendo soldados y civiles.